FANDOM


Una Lección de Historia es el tercer episodio de la serie Dragones del Futuro.

TramaEditar

Durante el fin de semana, paseando por la Isla, Daniél y sus amigos se topan con su profesor de historia. A partir de este encuentro, los tres aprenden la historia de la Academia de Entrenamiento de Dragones.

SinopsisEditar

A las afueras de la Academia, Daniél, Siro y Bautista pasean por el lado oeste de la isla, charlando entre ellos mientras exploran el lugar.

-Entonces, todos en tu familia son expertos en algún axpecto de los dragones- Le dijo Bautista a Daniél.

-Exacto. Es muy raro que alguien en mi familia no se dedique a algo referido a los dragones- Contestó Daniél.

-Y aprendiste dragonés por eso, porque todos tus familiares son expertos en dragones, ¿cierto?- Preguntó Siro.

-Así es. Es más, mi papá dice que mi primera palabra fue en dragonés- Le contestó Daniél al mismo tiempo que notó a alguien parado al borde del acantilado, contemplando el mar. Siro y Bautista también lo notaron, entonces todos se acercaron para ver quién era.

Al acercarce, se dan cuenta de que era Franco Lidenbrok, su profesor de historia, quien observaba el mar como siempre. Su profesor se dió cuenta de su precencia, y los chicos le preguntaron por qué siempre miraba hacia el mar. Franco les respondió que mirar hacia el mar lo ayuda a imaginar a la Isla de Berk en la época vikinga, cuando la Academia era una pequeña Arena, y su primer profesor era el mismisimo Hipo Horrendo Abadejo III.

-Saben,- Explicaba Franco- cuando la Academia se innauguró los únicos que estudiaban dentro de ella eran los primeros seis entrenadores, Hipo Horrendo Abadejo III, Astrid Hofferson, Patán Mocoso, Patapez Ingerman y Brutacio y Brutilda Thorston. Pero con el correr de los años más gente quería aprender a entrenar dragones, entonces se vieron obligados a expandirla. Desafortunadamente, el risgo donde estaba construída la Academia no soportó, y la Academia se derrumbó en el océano, y la prueba de ello es que, si uno mira bien, aún se pueden ver las cadenas de la cúpula.

Cuando Franco terminó de explicar, todos se quedaron mirando al océano, buscando las cadenas de la cúpula. En un par de minutos Bautista logró verlas. Era un poco dificil porque estaban oxidadas y cubiertas de algas. Luego, Franco se dió media vuelta y se fue caminando. Los chicos lo siguieron.

Llegaron al puerto de la Academia. Era enorme, con un gran faro, que usaba Gusafuegos para iluminar. Franco explicó que en la época vikinga el puerto era mucho más chico, contruído de madera, y que antes los faros eran varias estatuas sobre el mar con forma de vikingos armados con la boca abierta y prendida fuego. Pero luego se descubrió que un conjunto de Gusafuegos brilla mucho más, y, además, mucha gente usaba dragones acuáticos para transportarse.

Franco luego subió por el puerto y se dirigió junto a los chicos hacia la entrada de la Academia. Él explicaba que donde ahora hay caminos de cemento, estatuas y parques, antes habían empedrados, antorchas gigantes y casas. Antes la isla era un pueblo, y la Academia solo un edificio más. Pero la Academia se hiso cáda vez más grande, requería más empleados, y poco a poco fue reemplazando el pueblo.

Luego todos subieron hasta el salón principal de la Academia, que antes era el Gran Recinto. Aún tenía esas enormes estatuas de vikingos a los costados de las puertas, pero por dentro era muy ditinto. Tenía todos los pisos azulejados de color blanco. Al fondo había un gran escenario con grandes banderas colgando por detrás que tenían que tenían pintadas las clases de dragones. En el medio, donde había una fogata, ahora hay una estatua de Hipo montado en Chimuelo. A los costados se encontraban los pasillos que daban a las aulas.

Franco les pidió que lo siguieran por un pasillo, y eventualmente llegaron hasta el museo de la Academia. En el museo se encontraban todas las cosas que antes había en el Gran Salón, más otras cosas que se fueron encontrando en la isla. Estaban desde las pinturas de jefe e hijo de los vikingos, hasta la cola prostética de Chimuelo. Franco sabía que por lo menos Daniél y Siro no conocían el museo de la Academia, por lo que aprovechó para explicarles sobre algunos de los mejores inventos vikingos. Sin embargo, no había mucho tiempo para explicar, porque ya era de noche, y la Academia iva a cerrar.

-Wow! Este ha sido uno de los días más interesantes que he tenido- exclamó Daniél.

-Sí, nunca pensé que llegara a entretenerme tanto- dijo Siro- y eso que historia no es exáctamente mi materia favorita.

-Me alegro de que se hayan divertido- dijo Franco con alegría- Espero que descancen bien, mañana tienen clase conmigo.

Todos se despidieron y se fueron a los dormitorios a descansar, en especial Bautista, que mañana tenía varios exámenes, en especial de historia.

Gargoil (Mi discusión) 18:13 22 ene 2014 (UTC)