FANDOM


Capitulo 4

El escudo de un berserker

-hipo, ya llevamos volando más de tres horas, deberíamos descansar- le dijo Astrid.

-no Astrid, chimuelo…, chimuelo fue el primero que confió en mí- le contesto con algo de desazón el vikingo.

-lo sé hipo, pero…,-dijo mirándolo a los ojos- sabes que, entiendo- respondió Astrid.

(Por cierto, hipo va sobre el trueno-tambor de estoico)

Hipo, dio una última mirada a la nota y exclamo: -primera parada, el volcán del sur-, hipo grito: -chicos, más adelante se encuentra el objetivo, y con él, espero que lo que buscamos, no se rindan.

El viento era cada vez más fuerte, gracias a los colores del escudo, hipo pudo identificar cuáles eran las pistas que estaban conectadas, y con estas, identificar el lugar donde está escondida la, bueno, lo que buscan, el amarillo tiene dibujados claramente, el símbolo de la caverna, el dibujo de un volcán, lo que parecía ser un lago, y el símbolo de Fenris, la oscuridad. El único lugar que parecía tener todas las características, era un volcán ubicado a un par de días en barco de Berk, o unas cuantas horas en dragón.

El gran volcán del sur, es gigantesco, tiene la punta nevada, y por el calor que exhuma esta se derrite y baja hasta formas grandes lagos, su superficie es bastante fértil, y suele tener como habitante uno que otro dragón de tipo fogonero, tiene frutales de tipo tropical como los cocos, y su temperatura media es de unos 34 grados Celsius, demasiado calor para cualquier vikingo, hacia la base del volcán se encuentran unas cavernas formadas por la lava hace unos cientos de años, las aguas de sus lagos son cristalinas, y la humedad del aire es de un 50%.

Gh


Cuando los chicos llegaron se llevaron una sorpresa, lo que buscaban se encontraba en el fondo de uno de los lagos, algo bastante fácil, sin embargo, estas aguas albergan una que otra criatura desagradable, aun así, esto no detuvo a patán que no mas el llegar se zambullo con dientepua hacia las aguas, no bajo unos veinte metros cuando la presión lo obligo a nadar hacia arriba, para salir jadeando por falta de oxigeno, aun así, dientepua logro su cometido y recogió del fondo del lago el objeto brillante, ¿y que era?, no era ni más ni menos que un pétalo de oro, hipo saco la hoja de su bolsillo y después de examinarla un rato llego a la conclusión de que las ubicaciones en el dibujo no lo llevarían hacia el huevo, sino hacia la llave, entonces dividió los grupos para así abarcar una mayor área, y lo dijo mas o menos asi: -gemelos, patan, vallan al sitio demarcado como rojo; Astrid, patapez, vallan a la azul, ya saben que buscar.-, a lo que patapez le infiere: ¿y tu donde estarás?, hipo respondió con voz decidida: -voy a buscar la cueva de la muerte negra-.